Parece que el agua envasada esta de moda. Son cada vez más restaurantes los que la incorporan a su carta.

En Estados Unidos, el agua de moda, consumida por ricos, famosos y aspirantes, viene de las islas Fiji (donde la mitad de la población no tiene acceso a agua corriente).

Y como siempre que hay una tendencia, aparece la tendencia contraria. En New York se ha lanzado Tap’dNY, un agua procedente de los mismísimos grifos newyorkinos. Con una estética moderna y un marketing irreverente, su comunicación se basa en que “del grifo es mejor”. Algunas de sus frases promocionales:

  • No viene de lo alto de ninguna montaña lejana
  • Agua embotellada, sin ese acento raro
  • No se ha dañado ningún glaciar para producir este agua