Este artículo nos ha hecho reflexionar sobre lo que diferencia una identidad corporativa trascendente de una que simplemente “funciona”.

Cualquier logotipo debe ser capaz, al menos, de serle fiel a la marca que representa, es decir: comunicar en la misma dirección que ella.

Un paso más allá se encuentra en los diseños que transmiten un segundo mensaje de relevancia para la marca. Este segundo mensaje debe permanecer latente y ser incorporado al archivo visual del espectador sin que éste se de cuenta.

Veamos algunos ejemplos:

diseños de identidad corporativa

¿Qué hace Amazon? El primer mensaje, el más evidente, consiste en transmitir simpatía y jovialidad trazando una sonrisa. El segundo mensaje: en Amazon encontrarás todo lo que busques de la A a la Z. De ahí que la flecha-sonrisa conecte ambas letras.

¿Qué hace FedEx? Indica seriedad y profesionalidad en el servicio presentando una identidad sencilla y estable. El concepto “express” se apoya con una flecha que reside entre el hueco de la E y la X.

¿Qué hace Galerías Lafayette? Su primer mensaje nos habla de “estilo”. Es un logotipo antiguo y, por lo tanto, hay que remitirse al momento de su concepción para vincularlo a la época en que se utilizaba mucho el interletraje entre mayúsculas y los trazos manuscritos para transmitir “clase”. El segundo mensaje refuerza la vinculación a París con las “tes” que dibujan la Torre Eiffel.

Más o menos el mismo recurso emplea la marca Yoga Australia, que refuerza su posicionamiento a nivel nacional incorporando un mapa de Australia apenas perceptible a simple vista. ¿Dónde? en el hueco que dibuja la postura de la chica que practica yoga.