Hace más o menos un año, Apple lanzó el spot “Hi, I’m a Mac”. Un anuncio sencillo y efectivo que fue seguido de otros tantos, donde Appel mostraba a un joven en jeans, alegre y con sentido del humor frente a un ser gris, aburrido y añejo en representación de Windows.

Ha pasado un año y ese spot ya tiene respuesta. Windows intenta pagar con la misma moneda a Mac, tratando de demostrar que no son ese gordito con gafas, si no cualquiera de cualquier lugar de la tierra con cualquier afición o cargo.

Sin embargo, Apple responde y lo hace rápido. Con un anuncio en el New York Times cargado de creatividad.