Su producto: desodorantes para hombres (y otros productos cosméticos). Su gran campaña: El Efecto Axe. Su claim: Chicos consiguen chicas. Su recurso: la exageración y el humor.

Tan simple como efectiva, la campaña “Efecto Axe” se basa en la exageración de una supuesta atracción que producen las lociones Axe en las mujeres.

Muchos hombres podrían sentirse ofendidos con esta interpretación “simple” de su masculinidad, muchas mujeres podrían verse retratadas como “objetos deseables” una vez más … pero lo cierto es que la mayoría de la gente mira estos anuncios con benevolencia por su sentido del humor que juega con implicar la imaginación del espectador.