Las bebidas frías quieren que guardemos sus productos en la nevera, lo que nos hace consumirlos de forma impulsiva.

Es por ello que Heineken ha desarrollado un packaging para mantener las cervezas frías, que consiste en un contenedor que se llena de agua y se enfría en la nevera, lo que nos permite llevárnoslo conservando la temperatura.

heinekenheineken