chile
El pasado 9 de marzo se lanzó la nueva imagen del Gobierno de Chile, mandato liderado por Sebastian Piñera. El objetivo del nuevo logotipo es rescatar el espíritu republicano, volviendo a las raíces pero combinándolo con un “diseño moderno” que debe apreciarse en la tipografía de la leyenda. En ella puede leerse en una fuente sin serifas “Gobierno de Chile”. El conjunto pretende simbolizar el espíritu de trabajo y el futuro.

En Se ha ido ya mamá no somos amigos de criticar los diseños ajenos porque uno nunca sabe cómo ha sido el proceso de creación y las limitaciones o imposiciones creativas. Vamos a hacer una excepción y vamos a criticar un poco. Para empezar nos ha costado estar seguros de cuál de los dos era el nuevo diseño. El anterior, aunque es un poco “duro” es más rotundo, la leyenda tiene mejor legibilidad y está mejor integrada con el símbolo.

En el nuevo logotipo el escudo y la leyenda no conviven bien, ni por color ni por formas. Hemos consultado otras opiniones y otros blogs y parece que todos los diseñadores estamos de acuerdo en lo mismo. Me ha hecho sonreír el comentario de magentta que dice que se ve claramente que el resultado responde a la clásica petición “queremos algo tradicional pero moderno”. A lo que parecen haber respondido, “Muy bien, pues lo tradicional arriba y lo moderno abajo”. Lo moderno entendido bien relativamente como “fuente sans serif” y chimpún.

El estudio a cargo del rediseño se llama Hambre. No hemos localizado su página web.