Para difundir el “buen hacer” en maquetación, citamos aquí los 22 consejos tipográficos que nos proporciona
Enric Jardí en su libro Veintidós consejos sobre tipografía, editorial Actar:

  • Procura que el tipo de letra no comunique algo que no desees comunicar
  • Escoge la letra según el tamaño necesario
  • Usa tipos para tu idioma
  • Iguala los tamaños cuando combines dos tipos distintos
  • Asegúrate de que tu tipo llega hasta el final
  • No toques demasiado los valores por defecto
  • Si te dejan, compón a caja izquierda
  • Empieza por el cuerpo de texto
  • Ayúdate de una pauta siempre (o casi siempre)
  • No pierdas el tiempo con los márgenes ni con el foliado
  • Marca los párrafos convenientemente
  • Cuadra las líneas (si puedes)
  • Cierra el interletreado en los cuerpos grandes Retoca titulares, cabeceras y logos
  • Elige cuidadosamente los caracteres a utilizar
  • Rechaza las falsas negritas, cursivas y versalitas
  • Aprende cómo funcionan los ajustes de P&J
  • Si no se ha de notar, condensa y expande las letras
  • Reduce la interlínea en cuerpos grandes
  • Cuida los números
  • Habla con propiedad
  • No te equivoques de medio
  • No escojas dos letras que se parezcan demasiado
  • No combines letras con distintos grados de condensación
  • No utilices sucedáneos
  • No recrees estilos históricos
  • No escojas fuentes de fantasía
  • No hagas demasiadas categorías
  • Evita las script
  • Rechaza los tipos con caracteres caprichosos
  • No compongas con mayúsculas si no tienes una razón clara
  • Olvida el cícero, las picas y los puntos
  • No intentes convertir la letra en una imagen. La letra ya es una imagen
  • No hagas líneas demasiado largas ni demasiado cortas
  • No dejes palabras sueltas
  • Evita los sistemas que no sean intuitivos
  • No utilices letras pequeñas
  • Evita las negritas romanas
  • No añadas espacio extra entre minúsculas
  • No combines columnas centradas con otras no centradas
  • No inclines letras a la izquierda ni compongas en vertical letras horizontales
  • Evita según qué ligaduras
  • De entrada, no emplees cursivas ni versalitas