Si las ciudades fueran más inteligentes,  la vida en ellas sería mejor.

Es por eso que IBM creó anuncios con un doble propósito. Mediante la adición de una curva simple, dieron a la publicidad de una nueva función.

 

Vía: @Issue